jueves, 20 de diciembre de 2012

EL VALOR DE LA GRATITUD


      Mis queridos amigos y lectores, espero estén pasando un estupendo día y cada vez con más entusiasmo para recibir el año que se avecina. Hoy quise hablarles un poco sobre un valor cada vez más en desuso, una virtud, que por tenerla olvidada en el cajón más oscuro de nuestro Ser, el mundo se ha hecho cada vez un sitio más frió y sombrío,  Te hablo de la GRATITUD.
A todos nos enseñaron de pequeños que cuando se nos daba algo debíamos retribuir el gesto con un simple “gracias”, este demostraba que sentíamos apreciación o reconocíamos este gesto como algo de valor. Sin embargo, esto no para ahí, el decir gracias, más que ser un gesto de cortesía o la muestra de nuestra buena educación y buenas costumbres, es una virtud poderosa que puede llegar a crear en nosotros EMOCIONES SUPERIORES y cambiar nuestra vida de una manera maravillosa.

Es muy claro y cotidiano el ejemplo de esa gente que anda con el ceño fruncido, malhumoradas, siempre con una mueca de desagrado en su rostro y que no son capaces de agradecer cuando alguien les ofrece o comparte algo. Pareciera que llevan una nube gris sobre sus cabezas y en cualquier momento se les desatará la tormenta. Sabemos que son personas que no han podido salir del ciclo de la negatividad (ver el post ¿PORQUÉ ALGUNAS PERSONAS SON NEGATIVAS?) y deben aprender a modificar su inventario y proyectar mejores películas mentales.

LA GRATITUD NO PARA EN EL DECIR “GRACIAS”, ES SENTIR EL RECONOCIMIENTO PROFUNDO DE QUE AQUELLO QUE ESTAMOS OBTENIENDO O QUE  YA TENEMOS ES UN DON, UN REGALO DE LA VIDA,  LA OPORTUNIDAD DE APRECIAR EL MILAGRO DE LA EXISTENCIA Y  SER FELICES.

Te lo expliqué en el post “PARE DE SUFRIR”, no es sino hasta que hemos conocido la carencia, la enfermedad, la pérdida, la angustia e incertidumbre que valoramos todas las cosas que tenemos en nuestro presente. No tiene caso lamentarse por las cosas que se fueron y que no tenemos ya; no tiene caso devanarse los sesos pensando en cómo obtener mayores y mejores cosas en un futuro. Debemos aprender a vivir con gratitud nuestro ahora y la dicha que surgirá de esta apreciación nos dará la motivación y actitud adecuada para alcanzar todas nuestras metas.
Cuando eres una persona agradecida te llenas de alegría, se genera en ti un entusiasmo que es contagioso y tu actitud se vuelve abierta, luminosa y radiante, a donde sea que vayas la gente te sonríe, se acerca a ti, por que percibe que estas en Paz y contento con la dicha de estar en éste maravillosos momento, en este maravilloso espacio. La gratitud DESARROLLA LA HUMILDAD y EXPANDE EL AMOR de formas que parecen mágicas pero que no son más que la consecuencia lógica de tu actuar.
¿Qué hay muchos problemas en el mundo, que las cosas no van bien, que de verdad tienes muchos conflictos? No me atrevería a hablarte de esto si yo mismo no hubiera padecido y logrado trascender la adversidad. De verdad no me cansaré de decírtelo: EL SECRETO ESTÁ EN LA ACCIÓN. ¡Actúa, actúa, actúa! y agradece los dones que recibes.
Se agradecido con las personas que te rodean, quizás ellas no lo sean pero ese no es impedimento para que tú si lo hagas. Agradece los gestos más pequeños y verás cómo tu percepción comienza a cambiar, observa y analiza tus circunstancias, compara lo que tienes con tantos otros que no tienen, compara lo que dices no tener con tantos otros que de verdad viven en la carencia.
Se agradecido, PRACTICA LA VIRTUD DE LA GRATITUD y cambia tu vida.

Recuerda:
“Mientras el río corra, los montes hagan sombra y en el cielo haya estrellas, debe durar la memoria del beneficio recibido en la mente del hombre agradecido”. Virgilio

Y por cierto:


¡Hasta mañana!

Escrito por: Tonathiu Estrada
Jueves, 20 de diciembre del 2012
Guanajuato Capital, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.