martes, 29 de enero de 2013

“DESARROLLANDO NUEVOS Y MEJORES HÁBITOS” – SE UN MADRUGADOR-

MADRUGA Y APROVECHA EL DÍA


            ¡Saludos mis queridos amigos y lectores! En días pasados estuvimos tocando el tema de la gestión del tiempo y dándote algunos consejos sobre cómo gestionarlo de forma efectiva.

            La cuestión del tiempo siempre es una constante preocupación cuando tenemos muchas actividades que realizar durante el día, si  no estamos bien organizados nuestra agenda puede llegar a convertirse en un caos y un verdadero dolor de cabeza. El “quid” del asunto es que no sólo necesitamos organizarnos de manera efectiva a fin de cumplir con todos nuestros deberes sino que en algún punto será necesario conseguir más tiempo.

            Lo he visto en muchas personas y lo padecí yo mismo; no es sólo que no gestionemos bien nuestro tiempo sino que desperdiciamos el que ya tenemos y no aprovechamos aquel que nos sobra. ¿Pero si no tengo tiempo cómo es que me va a sobrar? Muy sencillo, la respuesta está en cuantas horas dedicas al sueño.

            Desde que tengo memoria nos vienen diciendo que lo más saludable y recomendable parar reponer las energías es dormir 8 horas diarias. Sin embargo estudios recientes demuestran que no sólo es poco recomendable sino hasta nocivo. Aquellos que suelen dormir 8 horas o más tienen una mayor tasa de mortalidad así como niveles inferiores de educación, mayor probabilidad de permanecer solteros, contraer enfermedades cardiacas, cerebrovasculares o hasta cáncer. ¡Interesante ¿no?!

            Los científicos en sus estudios concluyen que lo recomendable es DORMIR ENTRE 5 Y 7 HORAS por noche, dormir menos o más puede representar  los riesgos que ya comentaba.

            Más allá de la cuestión de la salud está la del tiempo que hemos de utilizar con mayor eficiencia y que es lo que no atañe. Levantarse temprano nos da la posibilidad de dedicarle atención y esmero a asuntos que solemos dejar de lado como:  tomar un buen desayuno, compartir más tiempo con tu pareja, leer un buen libro, hacer ejercicio, dedicarte a aprender lo que siempre has querido o simplemente aventajar deberes para más tarde dedicarle el tiempo a tu familia.

            Desarrollar el hábito de levantarse temprano no es fácil y lo reconozco, se necesita tiempo, esfuerzo, dedicación y tener bien claro el objetivo de por qué quieres hacerlo. Creo que todos tenemos la más poderosa de las razones: ALCANZAR EL ÉXITO.   

            Mientras tú estés durmiendo y perezosamente gozando de la calidez de tu lecho habrá muchos otros que ya estén esforzándose y trabajando duro para cumplir sus objetivos; cuando llegue el momento de “la verdad” ¿quién crees que será favorecido por la “suerte”, tú que “bien dormiste” o aquel que dedico horas valiosas a perfeccionarse?
           
            Hay varios tips para apoyarte en esta tarea de convertirse en un madrugador y pronto los estaré compartiendo contigo. La principal de ellas y la cual te dejo para que reflexiones es cuestionarte:

¿CUÁNTO TIEMPO ESTAS DECIDIDO A DEDICAR PARA LOGRAR TUS OBJETIVOS?

            Eres tú y nadie más el responsable por cómo y en qué utilizas tu tiempo, dedícalo a lo que de verdad te haga feliz. ¡Ya has dormido suficiente, es tiempo de Despertar!

            Recuerda
            “Si el tiempo es lo más caro, la pérdida de tiempo es el mayor de los derroches”. Benjamín Franklin (1706-1790) Estadista y científico estadounidense.

¿Tú malgastas o inviertes tu tiempo? ¡Hasta mañana!

Escrito por: Tonathiu Estrada
Martes, 29 de enero del 2013
Guanajuato Capital, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.