miércoles, 20 de febrero de 2013

COHERENCIA




            “No pretendas apagar con fuego un incendio, ni remediar con agua una inundación”. Confucio (551 AC-478 AC) Filósofo chino.

            ¡Muy buenos días mis queridos amigos y lectores! El día de hoy iniciamos nueva etapa en el Blog pues estaré publicando por las mañanas para que, durante tu día, tengas la oportunidad de estar leyendo lo nuevo y fresco que tengo por compartir contigo.

            Esta acción viene a quedar perfectamente con el tema de hoy que es LA COHERENCIA. Como muchas de las palabras y conceptos que hemos venido utilizando, la coherencia es una de esas que está en boca de todos, todo mundo la usa con frecuencia y apela a ella en defensa de muchas causas.

            El detalle con ella, al igual que con otras, es que la usamos demasiado no sólo sin saber a ciencia cierta su origen sino sin ser capaces de aplicarla a cabalidad en nuestra propia vida.

            Pensamos una cosa, sentimos otra y terminamos expresando una muy distinta. No hay unidad o conexión entre los elementos de nuestras manifestaciones o, para expresarlo en términos de nuestro Blog, no hay unidad, orden ni acuerdo entre nuestras cuatro mentes.

¿QUÉ ES LA COHERENCIA?

            La coherencia es definida como la  “relación lógica y adecuada de las partes que forman un todo” o también como la “relación lógica entre la forma de pensar de una persona y su forma de actuar”

            Etimológicamente esta palabra está compuesta por el prefijo “co”, que expresa conjunción, y “herencia” que significa estar unido o pegado. La coherencia es la cualidad de un sujeto u objeto de estar unido de manera íntegra con todas sus partes.

            En lenguaje coloquial la coherencia es decir lo que se piensa o siente y hacer lo que se dice. Cuando echamos un vistazo a la constitución interna del hombre nos podemos llevar desagradables sorpresas al darnos cuenta de que es precisamente en el interior donde surge toda la confusión que se manifiesta en nuestro mundo.

            No hay coherencia y no la puede haber hasta que internamente tengamos unidad y exista un objetivo único hacía el cual se alineen las acciones de nuestras cuatro mentes.

            De ahí la importancia de tener un plan de vida bien definido, de saber lo que se quiere en la vida, tener clara cuál es la visión o los sueños que quieres realizar en el tiempo que estarás aquí. ¿Cómo se puede esperar coherencia en nuestro actuar si ni siquiera sabemos lo que queremos o hacia dónde vamos?

            Encuentra cuál es la razón de tu existencia, analiza a fondo tu situación actual, ve dentro de tu corazón ¿qué te dice, qué te pide, qué anhela? Ponte en acción, aquellos que conquistan sus sueños tienen manos de artesano, fuertes, firmes, curtidas por el trabajo diario.

            ¿Te parece valiosa esta información, te ha sido de utilidad, has podido verificar la veracidad de los conceptos aquí expresados, crees que se puede mejorar la calidad y el tipo de temas aquí expresados? Si es así, no dudes en dejar tus comentarios, la retroalimentación es importante para mejorar y crecer; de igual manera comparte en tus redes sociales, recuerda que tenemos presencia en TWITTER, FACEBOOK y PINTEREST.

¡Que tengas un estupendo día! ¡Hasta mañana!


            Escrito por: Tonathiu Estrada
Miércoles, 20 de febrero del 2013
Guanajuato Capital, México

2 comentarios:

  1. Buen dia la verdad te felicito!!! Hace dos meses q estoy leyendo este blog q todavia no se como llegue y la verdad esta cambiando mi forma de pensar y actuar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Saludos! Es por comentarios como éste que me decidí a compartir mis experiencias, generar un cambio positivo y ayudar a otros a través de las mismas; espero te siga sirviendo el material aquí publicado y agradezco te hayas tomado el tiempo de darme tu opinión.

      Eliminar

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.