martes, 5 de marzo de 2013

¿CÓMO NOS COMUNICAMOS?


¿TE COMUNICAS O HABLAS POR HABLAR?

             La comunicación es la herramienta esencial a través de la cual establecemos contacto con otros seres humanos y podemos intercambiar  sentimientos, opiniones o cualquier otro tipo de información mediante el habla, la escritura u otro tipo de señales.

            La comunicación no se limita al ámbito del lenguaje oral; a través de la palabra escrita, ilustraciones o dibujos e incluso señas, como lo es nuestro lenguaje corporal, podemos compartir las experiencias de nuestro mundo interior y hacerlas llegar a otros seres humanos.

            Esta permite la dinámica y funcionamiento de las sociedades humanas y su permanencia en el tiempo. Aquello que manifestamos y compartirnos queda plasmado, registrado, y las generaciones futuras quedan en posibilidad de echar un vistazo a aquello que vivimos y las experiencias que quisimos, voluntaria o involuntariamente, transmitirles.

            La cuestión fundamental es que la comunicación es un proceso que requiere de aprendizaje, desarrollo y mejoramiento constante. Vamos por la vida derrochando palabras y literalmente escupiendo aquello que se nos escapa de la “entrañas” sin ningún control.

            Ya comentábamos que el control de las emociones es esencial para lograr un desarrollo personal optimo y alcanzar nuestros objetivos y esto está íntimamente relacionado con la forma en como nos comunicamos pues, si  no somos capaces de controlar nuestras emociones, su manifestación será casi inmediata y terminaremos expresándonos de manera contradictoria a nuestros más altos fines.

            La comunicación ha de ser efectiva, asertiva y eficiente, es decir, que cumpla con el fin que nos hemos propuesto, que exprese de manera específica nuestros pensamientos, sentimientos o emociones y que sea además concisa, sin derroches.

            El gran problema de la comunicación es que necesitamos realizar un profundo cambio y desarrollo en nuestro interior para que esta sea de una calidad superior. Recordando que la comunicación es la transmisión de nuestro mundo interior, no podemos esperar que esta sea de excelencia si no hay nada de excelente que compartir, podremos quizás intentar, figurar o fingir que tenemos una forma de expresarnos y comunicarnos muy “elevada” pero tarde que temprano la fallas se hacen evidentes.

            Alcanzar el éxito es una tarea que requiere el aprendizaje de mejores y más altas formas de comunicación, implica haber desarrollado la facultad de razonar de manera ágil y coherente, de poder hablar y expresar un lenguaje corporal propio y ad hoc a las circunstancias.

            Es muy común el ver las fallas de la comunicación en las actividades que realizamos cotidianamente. En las relaciones de pareja suelen ser los amigos, compadres o vecinos los primeros en enterarse de alguna problemática antes que los directamente involucrados. En el trabajo vemos que pareciera necesario que todo un departamento o equipo se entre de que algún miembro está fallando o tiene problemas antes de que el supuesto líder o jefe tome acción para resolver el problema. Entre amigos y familiares vemos que el orgullo y el resentimiento se impone al dialogo y las relaciones se ven menguadas, lastimadas.

            ¿Realmente nos comunicamos? Creo que no. Más bien vamos por la vida siendo presas de la falta de claridad y sinceridad en lo que decimos. La comunicación no llega  establecerse por verse viciada por el egoísmo, el chisme, las habladurías, la tergiversación y la verborrea.

            Hablamos y hablamos sin decir nada, aquello que sale de nuestra boca no es más que la repetición hipnótica de palabras que hemos escuchado ya que parecieran solamente querer llenar el incómodo vacío generado por nuestra incapacidad de establecer verdaderas relaciones con nuestros congéneres.

            Hay muchos factores que impiden que la comunicación se lleve a cabo abierta y claramente: el miedo, el egoísmo, estima o confianza bajas, represión, condicionamientos. Debemos aprender a romper todas estas barreras para lograr no sólo una mejor comunicación sino una mejor calidad de vida y buscar el establecimiento de un mundo mejor y más armónico.

            Recuerda:
           
“La capacidad de vender, de comunicarse con otro ser humano, cliente, empleado, jefe, esposa o hijo, constituye la base del éxito personal. Las habilidades de comunicación como escribir, hablar y negociar son fundamentales para una vida exitosa”. Robert Kiyosaki
           

¿Te comunicas o sólo hablas? ¡Hasta mañana!


Escrito por: Tonathiu Estrada
Martes, 05 de marzo del 2013
Guanajuato Capital, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.