domingo, 24 de marzo de 2013

“EDUCACIÓN FINANCIERA” – DE POQUITO EN POQUITO

DE POQUITO EN POQUITO...


            Lo prometido es deuda mis queridos amigos y lectores, y en vista de que no he publicado desde el día 19, no por falta de gana sino del tiempo para hacerlo, el día de hoy vamos por partida triple.

            Recuerden que estaré publicando ahora de Lunes a Viernes; Sábados y Domingos se los voy a dedicar, ¡Si, a ustedes!, a documentarme de manera más profunda en temas del Blog para plasmar de una manera más eficaz y eficiente mis pensamientos y poder compartir de manera fiel muchísimas experiencias que tengo para ustedes.

           Bien, hace pocos días tuve una charla con unas amigas, mujeres todas ellas maravillosas, amas de casa, madres de familia y, como en toda charla donde hay presente mujeres responsables de apoyar el gasto familiar y la crianza de los hijos, surgió el tema de la “economía doméstica”.

            ¿Cómo hacer para que el bendito “gasto” rinda, cómo hacer para poder pagar las facturas, los gastos de la casa y aun así poder tener un excedente que permita ahorrar, darse algún lujo, irse de vacaciones o, mejor aún, invertirlo y obtener mayores ganancias?

            Pues bien, recuerda que ya he publicado un post sobre “CÓMO SER UN BUEN AHORRADOR” en el cual te doy algunos tips para ir cambiando tu mentalidad de restricción hacia una de abundancia y algunas acciones que puedes emprender para comenzar a ver tu economía mejorar.

            La cuestión fundamental es que debes de tener bien claro y comprendido que la abundancia, la riqueza y la libertad financiera se conquistan todos los días y por el resto de tu vida. Es una cuestión de cambiar y generar no sólo nuevos hábitos sino también nuevos y mejores patrones de conducta, de pensamiento y de emociones.

            De nada valdría que de pronto te sacaras la lotería pues si no has cambiado lo patrones limitantes y restrictivos que te hacen mantener una “salud financiera enferma” cometerás los mismo errores y pronto toda esa posible riqueza se verá perdida y mal gastada. Recordemos que el dinero sólo es un medio, no un fin en sí, y que este no es igual a riqueza.

            Entonces, lograr una vida financiera saludable no ocurre de la noche a la mañana, requiere estudio, dedicación y trabajo de tu parte y de tu familia. Es necesario que todos cooperen en la tarea de mejorar las finanzas familiares pues sino estarás luchando sólo contra toda una estructura de limitaciones que no vibra en tu misma frecuencia.

            Lo primero que debes hacer es tomar la decisión de una vez por todas de mejorar tus finanzas, de en verdad ansiar con todas tus fuerzas el tener una holgura, libertad y tranquilidad en cuanto dinero se trata.

            ¿No ansias de verdad sentirte libre, sin presiones, sin esa carga de saber que cada quincena tu dinero ya está literalmente gastado? La solución está en tus manos, tú tienes el poder de decidir y ponerte a trabajar por cambiar esta situación de restricción y limitación.

            ¿Cómo has de hacerlo? Como dice el título del presente post DE POQUITO EN POQUITO. Comienza por leer y documentarte en materia de finanzas personales, lee los artículos que ya he publicado al respecto, compra libros sobre la materia, ve documentales, ve videos en YouTube. Material al respecto hay muchísimo. Platica con tu familia sobre cómo reducir gastos, cómo economizar, qué cosas pueden eliminar o disminuir, qué medidas tomar para ahorrar energía y reducir sus gastos por consumo.

            Habla con tu familia, edúcate y educa a tus hijos en la cultura del ahorro, se creativo. Compren una alcancía para cada miembro de la familia y creen juegos para incentivar el ahorro, pónganse como meta el no tener que cargar monedas de  menos de 10 pesos y las que tengan vacíenlas directamente en la alcancía, con esto pasarán dos cosas: que evitaras “feriar” tus billetes o monedas “grandes” y que cuando lo hagas tendrás que ahorrar el cambio. Cuando menos te des cuenta tu alcancía estará “gorda” de monedas.
           
            Maneras de mejorar nuestra economía hay muchas, es cuestión de investigar y tener la determinación de en verdad querer mejorar nuestras circunstancias.

            Recordemos estas sabias palabras:

             “Cuida de los pequeños gastos; un pequeño agujero hunde un barco”. Benjamín Franklin
           
¿Qué tanto en verdad quieres mejorar? ¡Hasta mañana!


Escrito por: Tonathiu Estrada
Domingo, 24 de marzo del 2013
Guanajuato Capital, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.