sábado, 9 de marzo de 2013

“UN MUNDO DE PAZ”



¡COMPARTE LA PAZ!

            Nuestro mundo es el resultado de la forma en cómo percibimos, y el cómo percibimos está determinado por todas las cosas que hemos aprendido hasta nuestro momento presente.

            No hace falta ser muy inteligente o tener una capacidad de visión muy profunda para darse cuenta de que aquello que hemos venido aprendiendo no siempre está enfocado precisamente en los aspectos más positivos.

            Nos enseñan a preocuparnos y a darle valor a lo que, generación tras generación, se ha impuesto como el estándar de felicidad, logro o éxito. Nos impulsan y motivan a ingresar a una loca carrera contra el tiempo para poder llegar a cumplir con todas aquellas cosas que se consideran importantes y han de darte el estatus que se supone debes obtener. Terminar una carrera, obtener un trabajo estable y bien remunerado, casarte, tener una familia y criar bien a tus hijos, retirarte con una buena pensión y entonces dedicarte a esperar lo inevitable.

            Es tal el enfoque y la fuerza con que nos meten en la cabeza estas ideas que olvidamos casi por completo y dejamos pasar de largo aquello que en verdad tiene importancia: el compartir, el dar, el servir, el acompañar y apoyar, el abrazar con profunda emoción, el sonreír y esparcir dicha, el perdonar y Amar, tener Paz interior.

            La Paz suele ser definida como un estado de tranquilidad y quietud, un estado libre de agitaciones, conflictos y disturbios. Cuando algo está en Paz está libre de violencia y conflictos, libre de guerras y batallas.

            Si el mundo es entonces el reflejo de nuestro interior y la percepción resultante de aquello que guardamos en lo íntimo de nuestro Ser, se vuelve imperativo y consecuente que para tener  un mundo de Paz hemos primero de obtener Paz en nosotros mismos.

            Hemos comentado que no podemos dar aquello que no poseemos y es aquí donde esta premisa se vuelve fundamental, si no hemos logrado obtener Paz interior será imposible que podamos tener un  mundo de Paz.

             Si vives en una constante agitación interna, tus relaciones, amistades, contactos y todo cuanto hagas estará matizado por la agitación que llevas cargando contigo.

            Debes liberarte de los lastres que coartan tu libertad y te impiden emprender el vuelo hacia tus sueños. Albergar negatividad, culpa, rencor, remordimiento, miedo, enojo o tristeza mutilan tus alas y te mantienen sujeto al suelo, a un mundo que te refleja todo lo anterior.

            Libera tu corazón, drena y purifica tu alma, aprende a perdonarte, amarte, respetarte, elévate por encima de la negatividad y emprende acciones que te lleven a la transformación de esta en optimismo y positividad. No busques la Paz, se la Paz y el mundo se transformará.

            Te invito a que sigas compartiendo estos posts y le des “ME GUSTA”, sabes que contamos con la FAN PAGE de FACEBOOK y puedes difundir también por TWITTER y PINTEREST.

            Deja tus comentarios, de verdad, si aún no lo has hecho no has experimentado la magia y el impacto de ver como las palabras pueden transformar vidas y mundos.

            Recuerda:

            “Cuando se alcanza el verdadero conocimiento, entonces la voluntad se hace sincera; cuando la voluntad es sincera, entonces se corrige el corazón [...]; cuando se corrige el corazón, entonces se cultiva la vida personal; cuando se cultiva la vida personal, entonces se regula la vida familiar; cuando se regula la vida familiar, entonces la vida nacional tiene orden; y cuando la vida nacional tiene orden, entonces hay paz en este mundo. Desde el emperador hasta los hombres comunes, todos deben considerar el cultivo de la vida personal como la raíz o fundamento”. Confucio


¡Que tengas Paz! ¡Hasta mañana!


Escrito por: Tonathiu Estrada
Sábado, 09 de marzo del 2013
Guanajuato Capital, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.