miércoles, 28 de agosto de 2013

CÓMO SER UN EMPLEADO EXITOSO


 
SER UN EMPLEADO EXITOSO


            ¡Saludos mis queridos amigos y lectores! El día de hoy te quiero compartir algunos puntos que te serán de gran utilidad si lo que buscas es destacar en tu trabajo y convertirte en un empleado exitoso.

            La dinámica de este Blog es que logres alcanzar todas tus metas, sin importar cuáles sean tus objetivos, dentro del marco de la legalidad y evitando daños a terceros, obviamente. Si eres feliz con lo que haces y quieres destacar y alcanzar el éxito entonces: ¡sigue leyendo!

            Lo que quiero destacar en primer término es que, como lo mencione en un post reciente, el estándar de la excelencia es cada vez más bajo y sobresalir es nada complicado si sigues los tips que te doy.

            Recuerda que el éxito es una meta que se conquista con los pequeños actos que realizamos cada día, con la atención que ponemos en los detalles y, sobre todo, con la intencionalidad con que realizamos nuestro trabajo.

            Pasemos pues a la acción y verifica por ti mismo la veracidad y efectividad de los siguientes puntos:

  1. Puntualidad. El tiempo es lo más valioso que tenemos, estamos inmersos en un mundo donde todo está en constante movimiento y cada segundo que transcurre es irrecuperable, en cada segundo se te va un poco de vida y lo que no hiciste hoy, está perdido. Aprende a valorar tu tiempo y el de los demás, es una cuestión digamos de respeto. El cómo aprovechas tu tiempo dentro de tu trabajo será fundamental para lograr destacarte; sin importar la actividad que realices debes tener bien presente que estás sujeto a un periodo de tiempo en el cual se espera des tu máximo esfuerzo y concretes aquellas actividades para las cuales has sido contratado o que tú mismo te has impuesto. No divagues y ponte en acción.
  2. Imagen. Dicen que la primera impresión jamás se olvida sin embargo olvidamos de manera constante que nuestra imagen es nuestra carta de presentación; sin importar cuál sea tu área de especialización o el lugar en el cual te desempeñas laboralmente debes de guardar siempre una imagen impecable, pulcra, dentro de los márgenes establecidos por tu empleador. Algunas empresas tienen un “código de vestir”, apégate al mismo y sin importar lo que portes “vístete para el éxito”.
  3. Organización. Aprende a tener siempre bien identificadas cuáles son las tareas que has de realizar durante tu jornada laboral, prioriza y enfócate en comenzar por aquellas de mayor a menor importancia, ya sea por cuestión de tiempo o calidad. Crea cronogramas, calendarios o cualquier herramienta que sean de utilidad para este fin, gestiona tu tiempo de manera inteligente y efectiva.
  4. Capacitación. Si bien ya fuiste contratado o ya estás colocado, es prioritario que te mantengas en constante actualización y al día de los avances en tu área de desempeño. Las oportunidades y la “suerte” favorecen siempre a los que están mejor preparados; estudia, capacítate y dedícate a mejorar tus “áreas de oportunidad”.
  5. Fiabilidad. Conviértete en un ejemplo de calidad y excelencia de tal manera que, cuando se presente la oportunidad, seas considerado para mejores tareas. Dedícate a lo tuyo, trabaja con ahínco, diligencia y permite que los demás lo hagan a su modo. Guarda siempre respeto y discreción de cuanto escuches en tu entorno y evita los chismorreos. Responsabilizarte por aquello que haces, o dejas de hacer, y asume la tarea de corregir tus errores.
  6. Respeto. Este punto no sólo es aplicable al trabajo sino a la vida misma. Respétate y respeta a los demás, no juzgues, no critiques ni señales los defectos o fallas ajenas, mejor utiliza todo aquello que identifiques como poco útil o favorable para tu desarrollo y no caigas en los errores que otros cometen.
  7. Comunicación. Mantén los canales de comunicación siempre abiertos con tus compañeros, superiores o subalternos. El dialogo y la comunicación asertiva son herramientas que te permitirán mantenerte al día con lo que sucede en tu entorno y hacer saber a quienes te rodean tus inquietudes, desacuerdos o propuestas.
  8. Participación. No te limites a realizar aquello que te es asignado, siempre que tengas la oportunidad ofrécete en participar en otras actividades o áreas que te hagan crecer laboralmente. Toma la iniciativa, no esperes a que las cosas sucedan, si está en tus manos hazlas suceder.
  9. Espíritu de equipo. Una de las mejores maneras de aprender y crecer es compartir aquello que sabemos hacer bien, brinda apoyo y consejo a aquellos que saben menos que tú. En la medida en que haces crecer a otros creces tú mismo. Ayudas a mejorar, mejoras tú, mejora todo.
  10. Disciplina. “Para saber mandar hay que saber obedecer” pero, para obedecer, se necesita disciplina. Para crecer, superarse y desarrollarse es necesario aprender de los que saben y han recorrido el camino, es necesario deponer el orgullo y someter la propia voluntad a la de aquellos que reconocemos como superiores. Llegará un punto en que hayas adquirido dominio propio y estés en condiciones de ocupar puestos donde puedas tener el privilegio de dirigir y ayudar a otros a crecer.


Podría extenderme mas de momento estos diez tips serán suficientes para que comiences a ver un cambio radical en tu desempeño laboral y puedas convertirte, como dice el título, en un EMPLEADO EXITOSO.

Recuerda:
“Es imposible sobresalir en algo de lo que no se disfruta”. Jack Nicklaus  


¿Estás disfrutando tu trabajo? ¡Aplícate!

Escrito por: Tonathiu Estrada
Miércoles, 28 de agosto del 2013
León, Guanajuato, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.