viernes, 23 de agosto de 2013

MEDIOCRE



            Hacer las cosas bien es una práctica cada vez en mayor desuso, la tendencia general es hacer las cosas por salir del paso, en el menor tiempo posible y dejando de lado cualquier concepto de calidad o excelencia.
           
            Esta tendencia la podemos observar en todos los ámbitos de nuestra vida, desde la propia imagen personal, pasando por la escuela, el trabajo, hasta los mismos pasatiempos.

            Las personas viven en un estado de mecanicidad tal que la ley predominante es la del menor esfuerzo, las cosas se hacen por hacerse, porque es necesario cumplirlas, porque para eso nos están pagando o porque no nos queda de otra.

Pero entonces ¿qué pasa con el gusto y la satisfacción de saber que lo que uno está realizando está bien hecho?

            A lo largo de mi vida he tenido la oportunidad de desempeñarme en distintas áreas laborales, tanto en la iniciativa privada como en el sector público, y déjame decirte, querido amigo y lector, que me he topado con similares circunstancias.

            Generalizar no es posible, pues sabemos que existen excepciones a toda regla y siempre nos encontraremos con personas que disfrutan y aman lo que hacen y por tal motivo lo hacen con cuidado y detalle.

            Sin embargo, es evidente cómo los estándares de calidad son cada vez más bajos, podemos observar que algunos productos son hechos cada vez con menor calidad, recibimos servicios y atención deficientes, el trato de los servidores públicos y las áreas de atención y servicio al cliente parecieran centros de caridad dónde uno va a pedir limosnas.

            Los niveles de productividad se desploman, existen problemas de clima laboral, las cuotas no se cubren, las metas no se alcanzan, se ven caras largas, en fin, todo se hace a medias y eso tiene un nombre muy conocido:

MEDIOCRIDAD

            Ser mediocre es hacer las cosas a medias, no tener la suficiente determinación y fortaleza de voluntad para llevar a término aquello que se ha decidido comenzar, es conformarse con lo que uno tiene y temerle a la posibilidad de conquistar tus sueños. La mediocridad es un mal que puede apoderarse de ti en cualquier momento y llevarte a fracasar en cualquier emprendimiento que decidas iniciar.

            Las causas de la mediocridad pueden ser muchas: Inercia, educación, cultura, apatía, depresión o hasta gusto. Este “mal hábito” viene a sumarse a la lista de los “ENEMIGOS MORTALES DEL ÉXITO” que tan terribles son. La cuestión fundamental es saber identificar si tú estás cayendo en esta actitud o si ya eres presa de ella.

            Ante todo es necesario que fijes un estándar para ti mismo y determines en dónde quieres estar, hasta dónde quieres llegar y observar en que punto te encuentras. Para poder hacer esto de invito a que visites el post CREAR UN PLAN DE VIDA ESTRATÉGICO”, el cual te ayudará a definir este primer punto.

            Lo siguiente que debes observar es si estás haciendo lo que debes y realizando los esfuerzos necesarios para acercarte a esa meta que atesoras y que deseas materializar.

            Posteriormente has de corregir el rumbo si es que has errado el camino o afinar y pulir detalles si consideras que aquello que estás haciendo es lo que ha de llevarte a ALCANZAR EL ÉXITO.

            La mediocridad es una actitud, un mal hábito y con el tiempo se fija hasta convertirse en una forma de vida. Los mediocres no son capaces de sobresalir y superarse a sí mismo, han caído en el conformismo y la inercia del fracaso provocada por su zona de confort.

            Mantente atento, obsérvarte y no permitas que  la apatía, el desgano o la adversidad te superen, ponte en acción, muévete, sacúdete el polvo, FIJA EL ESTÁNDAR DE TU PROPIA CALIDAD y ve a alcanzar tu éxito.

            Recuerda:

            “La mediocridad es lo excelente para los mediocres”. Joseph Joubert (1754-1824) Ensayista y moralista francés.

¿Hasta dónde quieres llegar? ¡Saludos!

Escrito por: Tonathiu Estrada
Viernes, 23 de agosto del 2013
León, Guanajuato, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.