jueves, 29 de agosto de 2013

¿TE TIRAS PARA QUE TE LEVANTEN?



¿TE DEJAS CAER?


¡Saludos mis queridos amigos y lectores! Hoy quiero compartir contigo un tema que ya venía masticando desde hacía tiempo y justamente ayer me sugirieron que hablara sobre él.

LA AUTOCOMPASIÓN

En el post “NO ESTÁS DEPRIMIDO, ESTÁS DISTRAÍDO” vimos que la depresión es un estado natural generado por diversos factores de carácter tanto interno como externo y que, en circunstancias normales, es un estado asociado al desgano y apatía provocado por la fuerza de la rutina.

            Este estado de depresión es más o menos salvable y existe toda una amplia gama de soluciones para salir del mismo, restablecer el equilibrio y regresarle el brillo y alegría a la vida.

            Mencioné también que existen estados depresivos de tal profundidad y magnitud que llegan a convertirse en una patología y son sólo manejables por medio de ayuda profesional.

            Pudiera llegar a confundirse la depresión con la autocompasión pues en esta última suele encontrarse todo el cuadro sintomático de una depresión, la gran diferencia entre amabas radica en su origen, mientras que la depresión puede ser causada por  decepción sentimental, algún accidente o tragedia, la pérdida de un ser querido, recibir malas noticias o la rutina, la compasión está basada en un sentimiento de necesidad de consuelo, merecimiento o cuidado.

            Una frase que define muy bien este sentimiento es aquella que dice que hay gente que: “se deja caer para que la levanten”. Las razones por las cuales una persona cae y se afianza en esta conducta puede ser variada, la cuestión que a nosotros nos atañe es que es uno de los enemigos mortales del éxito.

            Si lo que pretendes es alcanzar el éxito y tu felicidad deberás ser bien consciente de algunas conductas y pensamientos, y darte cuenta si no estás cayendo en esta actitud.

Dejarse llevar por la autocompasión es el primer paso para caer  en una actitud perdedora. Si quieres saber si estás autocompadeciéndote  lee las siguientes frases:

·         Pobre de mí.
·         Nadie me comprende
·         Deberían ayudarme
·         La vida es injusta conmigo
·         Merezco que me apoyen
·         ¡Es tan difícil!
·         Yo no merezco que me traten así


¿Te sonó familiar? Si es así muy probablemente asumes con frecuencia el papel de víctima ante las situaciones adversas y esperas a que alguien o algo vengan a resolverte los problemas.

            Es tiempo de que te desengañes y te des cuenta de que la solución a las dificultades está en ti, que si en verdad estás tratando de encontrar el camino a la realización de tus metas deberás emprender el camino para lograr una actitud ganadora y desterrar de una vez por todas la autocompasión y dejar de pretender que otros te resuelvan la vida.

            Llegar al punto de la no compasión es un sentimiento liberador, es hacerse responsable por lo que uno es y hace, es dejar de lado las cadenas que nos mantienen sujetos al fracaso, soltar los lastres que nos impiden avanzar con ligereza hacía nuestros sueños; dejar de sentir compasión por uno mismo es haber obtenido una autoestima firme y poderosa, es confiar en los propios recursos y tener la certeza de que, si nuestro objetivo es sincero, verdadero y nos llena de pasión y alegría,  habremos de llegar a él por virtud del esfuerzo realizado con nuestras propias manos.

Recuerda:

            “La autocompasión es hacer a otros responsables de nuestra propia felicidad”. Tonathiu Estrada


¿Eres víctima de las circunstancias? ¡Levántate y actúa!

Escrito por: Tonathiu Estrada
Jueves, 29 de agosto del 2013
León, Guanajuato, México

Otro tema que te puede interesar:

SUPERA LA “DEPRESIÓN” EN 21 PASOS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.