jueves, 12 de septiembre de 2013

EL RETO DE LOS 30 DÍAS

30 DÍAS PARA CAMBIAR TU VIDA


¿Cuánto tiempo has pasado postergando la realización de tus sueños, cuantos días, meses o años llevas diciéndote a ti mismo que “mañana comienzas”? La vida es sólo un instante en el infinito mar de la existencia, el tiempo pasa rápidamente y cuando menos nos damos cuenta se nos han escurrido los años.

            No somos eternos, hemos de ser arrancados de manera impredecible de este maravilloso viaje de la vida y todo cuando hayamos dejado por hacer será sólo una idea que no se cumplió mas todo cuanto hayamos hecho será el legado por el cual seremos recordados.

            La insatisfacción, el sufrimiento, la apatía y el desgano con que la mayoría de la gente enfrenta la vida tienen su origen en el lamentable hecho de que no están viviendo sus sueños, no están haciendo aquello que les gustaría y por tanto se sienten frustrados.

            Esta frustración desencadena toda una sucesión de pensamientos, emociones y conductas que se retroalimentan a sí mismas perpetuándose como la característica principal de una persona y dictando lo que se será su personalidad.

Recordemos que estamos constituidos por 4 mentes que deben ser “alineadas” para trabajar en conjunto y bajo el firme dominio de la voluntad o autoconsciencia, si a la falta de control predominante le sumamos la insatisfacción de no estar viviendo en armonía con nuestros anhelos, hemos de obtener como resultado inevitable la desdicha total.

            Se sabe de manera fehaciente que cualquier acción que se realice de manera reiterada por 30 días consecutivos se “fija” creando un nuevo patrón de conducta o hábito. Analiza por un momento cuáles son las acciones que realizas día con día y encontrarás la raíz de tus males.

            Para desterrar un hábito negativo, destructivo o limitante no basta con encontrar la raíz y luchar por destruirlo, hemos de trabajar a la par por sustituirlo con otro que sea  lo opuesto, nuevo y mejor. Si tiendes a la pereza ponte en acción, si eres muy “dormilón” crea el hábito de levantarte más temprano, si no te gusta leer bombardéate con literatura.

Lo que debes tener siempre bien presente es que estás trabajando por tu superación y desarrollo personal, que lo que estás buscando alcanzar es el éxito total, la realización de tus metas y la consecución de todos los objetivos que te hayas propuesto.

            No hay excusas ni pretextos, debes de esforzarte y trabajar con firmeza, determinación por lograr los anhelos de tu corazón. Literalmente la vida se nos escapa con cada segundo que transcurre, ¿por qué has de desperdiciarla en desdichas y haciendo aquello que no te llena de felicidad?

            El reto es que intentes por sólo 30 días modificar algunas conductas y comiences a vivir más de la manera que te gustaría y menos de la manera en que has estado viviendo hasta hoy. No busques pretextos para no hacerlo, busca soluciones; no te enfoques en lo que puede salir mal, enfócate en todo lo que podrás obtener de bien si lo haces; no digas que no tienes tiempo, deja de hacer aquello que no te es útil y dedica ese tiempo a generar la inercia que te llevará a materializar tus sueños.

¡30 días!, ¿qué son 30 días en comparación con los años que llevas deseando un cambio? 30 días y convéncete por ti mismo que una vez hayas comenzado… ¡nada ni nadie te podrá detener!


            Recuerda:

“La costumbre con la costumbre se vence”. Thomas De Kempis (1380-1471) Teólogo alemán.


¡No vemos en 30 días!

Escrito por: Tonathiu Estrada
Jueves, 12 de septiembre del 2013
León, Guanajuato, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.