lunes, 13 de enero de 2014

LOS CELOS





            ¿Quién no ha sentido celos alguna vez? Sea por la razón que sea, en algún punto de nuestra vida y por muy diversas circunstancias todos hemos sentido los aguijonazos de los celos por algo o por alguien.

            Ya sea que hayamos sentido celos por el logro profesional de algún compañero de trabajo, por las buenas notas de algún compañero del colegio, por las nuevas amistades de nuestros amigos íntimos o por la persona que amamos, los celos son una emoción constante en nuestra vida y puede ir desde un simple y pasajero malestar o incomodidad hasta convertirse en un verdadero infierno interior que requiera de ayuda profesional para ser superado.

¿Qué Son Los Celos?

Los celos suelen ser descritos como un sentimiento de temor, irritación y envidia que surge ante la presencia o actos de una persona que percibimos como un rival (sea real o imaginario); este “rival”  pone en riesgo o amenaza el afecto o la posesión que sentimos por alguna persona sobre la cual terminamos proyectando sentimientos de inseguridad, sospecha, furia y resentimiento.

Los Celos En Hombres Y Mujeres.

Tanto los hombres como las mujeres sienten celos y además la naturaleza de éstos es la misma. Sin embargo, en los hombres se manifiesta en el temor que este tiene que su pareja tenga relaciones sexuales con otro hombre, el sentimiento de posesión que ejerce sobre la mujer es de carácter sexual por lo que esta se conoce como: infidelidad sexual.

En las mujeres, por otra parte, su miedo radica en la posibilidad de que su pareja enfoque y  dedique tiempo, atención y recursos a otra mujer que no sea ella, sin que necesariamente exista una relación sexual; a esta se le conoce como: infidelidad emocional. La razón estriba en que hombres y mujeres tienen diferentes motivos, expectativas y razones al momento de establecer una relación con el sexo opuesto.

El Origen De Los Celos.

La Psicología afirma que los celos son los que permiten la construcción de una relación monógama con una fidelidad de calidad; los celos vienen a ser como un mecanismo de defensa creado por la misma naturaleza para asegurar el funcionamiento y permanencia de aquello que vendrá a ser el núcleo del principal y más pequeño grupo social: la Familia. Visto de esta manera, los celos son un recurso necesario para el óptimo desenvolvimiento de las relaciones humanas.

El Problema De Los Celos.

Sentir celos resulta entonces algo que se encuentra dentro de la gama normal de emociones humanas. Estos se convierten en un problema cuando se sobrepasan los límites y los fines para los cuales sirve, poniendo en verdadero riesgo la estabilidad de la salud no sólo de la pareja, sino de la persona que los padece; y digo que los padece pues cuando los celos se salen de control enturbian la razón de las personas, los trastorna psicología, física y hasta moralmente, llevándolos a cometer actos que están fuera de proporción y de toda lógica. Cuando estamos en presencia de este cuadro tenemos los: celos irracionales o patológicos.

Quién Padece Celos Irracionales.
           
          
  

     Las personas que suelen tener este grave problema son aquellas que por circunstancias de crianza, entorno social, exposición, imitación o experiencia han desarrollado alguna de las siguientes deficiencias en la construcción de su Ser:



  • Autoestima Baja
  • Sentimientos de inferioridad
  • Necesidad de aprobación
  • Patrones emocionales  inadecuados e insanos
  • Pérdidas afectivas en la infancia


Algunos Tips Para Controlar Los Celos

            Siempre que te veas presa de esta emoción, respira profundo, relájate y hazte algunas de las siguientes preguntas:

  • ¿Qué me hace sentir celos?
  • ¿Existen motivos para ello?
  • ¿Reacciono en proporción a los hechos?
  • ¿La causa de mis celos es real o está sólo dentro de mi?

             Analiza con detenimiento tus respuestas, si te das cuenta de que no existen motivos para maximizar tus reacciones emocionales deja de martirizarte y hacerte la vida miserable.

            Vive feliz y con gozo, disfruta la compañía de la persona que tienes a tu lado, eres tú quien tiene la dicha de poder estar en su presencia, y si de cualquier forma descubres que la persona que tienes a tu lado no es digna o merecedora del Amor y cuidado que le procuras, siempre estarás en postura de ejercer el poder de tu voluntad y decidir si permaneces ahí o vas en pos de tu felicidad.

            Sólo ten la precaución de que no seas tú, quien por caer esclavo de este mal, aleje de si a la persona u objeto que tanto atesora.

Recuerda:    
           
“Los celos son, de todas las enfermedades del espíritu, aquella a la cual más cosas sirven de alimento y ninguna de remedio”. Michel Eyquem de Montaigne

¡Libera tu corazón!

Escrito por: Tonathiu Estrada
Lunes, 13 de enero del 2014
León, Guanajuato, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.