sábado, 8 de febrero de 2014

EL ARTE DE LA CRÍTICA


 
La crítica como censura destruye, como
Retroalimentación construye.
            ¡Buen fin de semana mis queridos amigos y lectores! La crítica forma parte integral de nuestra vida, está presente en todo lo que hacemos, ya sea que critiquemos algo o alguien o bien vertamos esa crítica sobre nosotros mismos.
  
¿Qué Es La Crítica?

De manera ordinaria decimos que criticar es hablar mal de algo o de alguien, expresarnos de manera negativa sobre alguna circunstancia o persona con la que no estamos de acuerdo o nos parece censurable. La Crítica es pues el conjunto de opiniones o juicios negativos y contrarios que hacemos sobre una persona o una cosa.

            Lo que ocurre con la crítica sin embargo es que se puede volver un hábito negativo, y por tanto destructivo, una conducta que al fijarse se convierte en una forma específica de carácter o de personalidad, lo que todos conocemos como un criticón.

El criticón es aquel que sólo puede estar enfocado en el aspecto negativo de las cosas y no tiene reparos en expresar su opinión sin siquiera haber antes evaluado aquello que critica, censura todo cuanto cree que no está en consonancia con lo que siente o piensa.

La crítica es en sí misma destructiva pues sólo señala los aspectos que se creen negativos o malos mas no ofrece soluciones o elementos que sirvan para tornarlos en algo positivo.

Contrario a la crítica existe lo que en inglés se conoce como “Feedback” o Retroalimentación el cual es definido como el método donde se revisan continuamente los elementos de un proceso y sus resultados para realizar las modificaciones necesarias. Esto es que una vez analizado un hecho específico se revisan los resultados o consecuencias y se busca realizar las adecuaciones pertinentes para obtener los resultados que se desean.

En el camino por alcanzar el éxito es indispensable que aprendamos a distinguir entre estas dos conductas ya que una es negativa y destructiva mientras que la otra positiva y constructiva.

A la retroalimentación también se le conoce como crítica positiva, ingeniosa  o constructiva y está basada en 4 principios esenciales que deben seguirse para que esta resulte efectiva.

Los 4 Principios Esenciales De La Crítica Constructiva.
  1. Ser Específico. Decirle a alguien que “todo” lo que hace está mal resulta devastador y desmoralizante; de igual manera decirle que está haciendo “algo” mal sin darle mayor detalles lo deja estancado sin la posibilidad de poder cambiar. Para que la crítica resulte constructiva es necesario centrarse en los detalles, diciendo que es aquello que se hizo bien y que lo que se hizo mal así como proponer opciones para solucionarlo o mejorarlo. Evitar los rodeos, no ser evasivo pues esto genera malestar y un caudal de imaginación que mengua la capacidad de respuesta de la persona que está recibiendo la crítica además de limitar o evitar el aprendizaje.
  2. Ofrecer Una Solución. La retroalimentación útil  debe señalar una forma de corregir el problema. El hacer una crítica da la posibilidad de abrir puertas o expandir el horizonte a posibilidades y alternativas que de otro modo  no hubieran sido advertidas, permite también sensibilizar a la persona que la recibe sobre las deficiencias a las cuales debe poner atención, siempre incluyendo sugerencias o propuestas de cómo corregirlas.
  3. Estar Presente. El chisme y la habladuría son mortales para el éxito, generan desconfianza, recelo y resentimiento. Decir las cosas de manera directa, cara a cara y en privado resulta de mayor eficacia cuando expresamos una crítica pues evita suposiciones.
  4. Mostrarse Sensible. La empatía es fundamental, cuando emitimos una crítica debemos de estar sintonizados con aquello que siente la persona con lo que le decimos, cómo se lo decimos y cuál es el impacto que esto provoca en ella. De esta manera abrimos canales para la solución y la reparación del daño.
Saber hacer uso de la retroalimentación o crítica constructiva nos da la posibilidad de generar un ambiente de confianza y seguridad en nuestro entorno y aumento de la productividad. Criticar de manera hostil, ofensiva o sarcástica provoca resentimiento, amargura, actitud negativa o a la defensiva así como distanciamiento. La crítica debe servir como herramienta que ayude a construir nuestro camino hacia la obtención de nuestras metas no a perderlas.

Recuerda:

“Tienen derecho a censurar los que tienen corazón para ayudar”. William Penn

¿Construyes o destruyes?

Escrito por: Tonathiu Estrada
Sábado, 8 de febrero del 2014
León, Guanajuato, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.