miércoles, 5 de febrero de 2014

RESPIRA Y RELÁJATE.

Relájate Usando Tu Respiración

            Una de las sensaciones más desagradables que podemos sentir es la perder el control sobre nosotros mismos; cuando algo nos altera todo nuestro ser se trastoca y lo que segundos antes fuera paz y reposo puede convertirse en una verdadera tormenta de ansiedad, ira o tristeza.

            En nuestro cuerpo todas las funciones están ligadas y funcionan, o deberían funcionar, como un todo armónico sometidas al control y dominio de la voluntad, intensión o consciencia.

            Esta interrelación entre nuestras mentes o inteligencias es la responsable de que cuando pensamos algo nuestro cuerpo reaccione en consecuencia y comencemos a somatizar las emociones relacionadas con dichos pensamientos.

            Es también apreciable el hecho de que a fuerza de mantener actitudes físicas como posturas, tics o ademanes, nuestro cuerpo responde generando las emociones, e incluso los pensamientos, asociados con ellas.

            Sin embrago - y es aquí donde te voy a dar el tip poderoso para mantener el control y relajarte - existe un hilo conductor o mecanismo regulador que subyace tras todas la emociones: La Respiración.           

            Nuestra respiración es la manifestación fisiológica que nos permite cuantificar una emoción. Cuando estamos alterados nuestra respiración se vuelve rápida, intensa, generando un torrente de reacciones fisiológicas que puede desembocar en la ira.

De igual manera cuando estamos tristes o melancólicos la respiración se vuelve pausada, entrecortada, cargada de suspiros y nos arrastra por completo a estados que van desde el desgano hasta una severa depresión.

Qué decir de la alegría, el ritmo cardiaco acelerado, la respiración igualmente afectada, temblores de emoción que nos conducen a la euforia.

            Nuestra respiración, así como todas nuestras demás facultades o funciones, está sometida a nuestro control; tenemos el poder de ejercer el dominio sobre la misma y generar o provocar, a través de ella, las reacciones psicológicas o emocionales que sean convenientes para nuestro optimo desenvolvimiento.

            Perder el control por un ataque de pánico durante una reunión de trabajo nos dejaría en una desventajosa  posición, hacernos pomada ante una situación que requiera firmeza y templanza, como un accidente, llevará solamente a empeorar las cosas.

Cuando sientas que está a punto de desbordarte por alguna emoción, recuerda lo que se conoce como la Respiración Diafragmática O Respiración Abdominal. La cual es muy sencilla y te la describo a continuación:

  • Inhala por tu nariz de manera suave y profunda.
  • Al momento de inhalar infla tu estomago lo más que puedas, sin forzar ni ejercer presión; esto permite que tu cavidad torácica se expanda y el diafragma logre distenderse, aumentando la capacidad pulmonar y por tanto la oxigenación.
  • Retén un poco la respiración, sin hacer esfuerzo, de manera fluida y controlada, hasta que sientas de manera natural la necesidad de soltar el aire.
  • Exhala de manera suave, lenta, mientras comprimes ligeramente tu abdomen permitiendo que todo el aire viciado de tus pulmones salga y se renueve.

        Es importante que mientras realiza este ejercicio de respiración mantengas en tu mente la imagen de la actitud que quieres manifestar; visualízate teniendo el control, siendo seguro de ti mismo, expresándote de manera firme y clara, obsérvate expresando felicidad, alegría, armonía, gratitud, o cualquiera que sea la emoción que deseas para ti en ese momento.

Realízalo cuantas veces lo creas necesario, te darás cuenta que este tipo de respiración produce placer y te induce a la calma, es el tipo de respiración utilizado en la meditación y por los bebés, obsérvalos.

            ¿Difícil, sencillo? Inténtalo, mantén el control de ti mismo con este simple pero poderoso ejercicio, usa los recursos que tu propio cuerpo pone a tu disposición y alcanza el éxito.

            Recuerda:

“No existe nada más fácil, que respirar”

¡Respira!

            Escrito por: Tonathiu Estrada
Miércoles, 5 de febrero del 2014
León, Guanajuato, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.