lunes, 1 de abril de 2013

SIMPLIFICA




            ¡Saludos mis queridos amigo y lectores! A veces, sin querer o sin darnos cuenta, nos complicamos la vida de maneras inimaginables. Nos cargamos de gran cantidad de lastres que hacen nuestro andar y paso por este mundo pesado, difícil y cansado.

            La vida en si misma puede resultar tan complicada o sencilla como queramos hacerla. Es cierto que a cada momento se nos presentan desafíos y circunstancias que requieren de nuestra parte esfuerzo y toda la determinación para superarlas, pero también lo es el hecho de que nuestra falta de experiencia, visión o temple pueden hacernos caer en situaciones desagradables o que podríamos haber evitado de estar atentos o con una idea bien firme de lo que deseábamos.

            Debemos procurar evitar la carga innecesaria de todo aquello que nos limite. Recuerda que a lo largo de nuestra vida vamos añadiendo a nuestro inventario toda clase de ideas, conceptos, prejuicios y creencias de los cuales poco hemos cuestionado.

            De igual manera vamos fijando patrones emocionales y de conducta que sólo nos impiden emprender el vuelo hacia nuestros sueños, pues nos convierten en seres pesados, egoístas, centrados solamente en nosotros mismos.

            Hay que abrir el corazón, amigos míos, despojarse de lo viejo, caduco e inservible. Vaciarse de las cosas negativas, de toda esa basura emocional que se va acumulando, fermentando, y termina por convertirse en angustias, miedos, frustraciones, rencores o ira.

            Elimina lo superfluo y quédate con lo realmente importante: la dicha, la alegría, el compañerismo, la bondad, la verdad, el Amor.

            Aprende a distinguir lo útil de lo inútil y conserva sólo aquello que te engrandezca y haga sentir bien, pleno y feliz. Esto aplica para todo cuanto realizamos en nuestro diario actuar.

            Sea en tu Ser mismo, el hogar, el trabajo, las relaciones de familia, los amigos o la pareja, deshazte de todo lo que te limite. Observa a detalle todo cuanto te rodea y analiza qué es lo que de verdad te está impulsando hacia la  consecución de tus objetivos, éxito o felicidad y consérvalo, desarróllalo y supéralo.

            De igual forma, observa y analiza todo lo que te esté reteniendo, limitando o haciendo infeliz, desdichado, y deséchalo. No lo conserves, no será fácil despojarse de algunas cosas, pero debes de tener bien presente que transcurrido el tiempo, cuando mires hacia atrás y veas todo lo que has dejado pasar no podrás culpar a nadie más que a ti mismo por no haber tomado acciones “a tiempo”.

            La vida es simple queridos amigos, más de lo que suponemos, es nuestra imaginación y todo el condicionamiento que hemos recibido los que nos hacen creer lo  contrario. Detente a reflexionar, haz una pausa para ver al interior y darte cuenta de lo que real y verdaderamente importa.

            Alumbra esos rincones oscuros de tu Ser que se niegan a ser “vistos” y renuévate a ti mismo, deja de complicarte la vida, ¡SIMPLIFICA!

            Recuerda:

            “Simplificar nuestra vida, desechar lo que nos sobra, vivir sobriamente, eso es saber vivir”. Doménico Cieri Estrada


¿Te complicas la vida? ¡Hasta mañana!

Escrito por: Tonathiu Estrada
Lunes, 1 de Abril del 2013
Guanajuato Capital, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.