lunes, 5 de enero de 2015

LIDERAZGO – 4 ACTITUDES QUE LIMITAN TU LIDERAZGO

¿Tienes Actitud de Líder?

Saludos mis queridos amigos, en el mundo laboral existen actitudes o conductas que lejos de propiciar un adecuado desempeño e impulsar hacia un liderazgo efectivo y exitoso sólo sirven para mantener a las personas sumidas en la mediocridad y el rezago profesional.

De igual manera, si tú eres una persona acostumbrada a desempeñarte con ética y profesionalismo te habrás topado con personas que están llenas de excusas, pretextos o malas actitudes que pareciera que tienen la intención de todo excepto de trabajar.

Hemos visto anteriormente cuales son las características de un Líder y las actitudes que este posee, adquiere y desarrolla para lograr ejercer un Liderazgo poderoso y efectivo.

Hoy te quiero compartir algunos ejemplos de estas actitudes que limitan el Liderazgo para que seas capaz de hacerte consciente de ellas y corregir tus pensamientos y hábitos.

Recuerda que el carácter y la personalidad son el resultado de la suma de pequeñas acciones que venimos realizando y perpetuando en el tiempo, es decir los hábitos, y estos sólo podemos modificarlos y reemplazarlos cuando somos capaces de identificar aquellos que están limitando el crecimiento, desarrollo y expansión de nuestro Ser.

Si quieres convertirte en Líder es necesario que identifiques si no estás cayendo en alguna de estas actitudes y evitarlas a toda costa.  

  1. A Mí No Me Corresponde. Limitarte al desempeño de las funciones para las que fuiste contratado es lo que debes hacer si es que pretendes permanecer estancado en el mismo lugar. Dar un extra, trabajar más duro que los demás o incluso ofrecerte a ayudar para hacer cosas que no estén en tu esfera de acción no sólo te coloca en una posición ventajosa por encima de los demás sino que te ayuda a aprender cosas nuevas que enriquecen tu perfil profesional.
  2. Yo Sólo Sigo Órdenes. La frase de los mediocres y aquellos que no son capaces de tomar decisiones y hacerse responsables de las consecuencias. Esta actitud es la ideal para aquellos que gustan de lavarse las manos y librarse de cualquier llamada de atención o reprimenda; siempre es mejor echarle la culpa o “la bolita” al que está jerárquicamente encima y que si tiene el valor de responsabilizarse por el trabajo hecho… o mal hecho.
  3. No Sé, Pregúntale A… Tener información importante que sea de utilidad para lograr algún fin común y reservársela sólo por evadir la responsabilidad o incomodidad de las acciones que ello conlleva es una actitud no sólo mediocre sino cobarde. Es muy fácil echarle la responsabilidad a otro y permanecer tranquilo con menos carga o presión, sólo recuerda que el marinero se hace experto en las tormentas y no en un mar en calma.
  4. No Es Mi Problema. Depende de cómo lo veas, si no estás interesado en crecer, aprender, desarrollarte y escalar posiciones en cualquiera que sea tu carrera profesional entonces: ¡no lo es! Mas si es lo contrario, cualquier cosa que esté relacionada con la consecución de los objetivos generales de la organización para la cual te encuentres colaborando es tu problema y es de tu incumbencia. Un líder es capaz de apoderarse de la misión, visión y objetivos de su empresa y actuar en consecuencia, el líder es quien quizás tenga mayor responsabilidad pero también es quien sobresale y se hace acreedor de mejores oportunidades.


Te dejo esta frase de uno de los más grandes hombres que ha conocido la humanidad y que es uno de los máximos ejemplos de liderazgo.

"El que hace algo a la cabeza de diez hombres, eclipsará al que no haga nada a la cabeza de diez mil". Abraham Lincoln.

Escrito por: Tonathiu Estrada
Lunes 5 de enero del 2015
León, Guanajuato, México.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.