domingo, 24 de marzo de 2013

ELIMINA LAS QUEJAS

¡NO TE QUEJES POR UNA SEMANA!


            ¡Quejas, quejas y más quejas! Pocas cosas tan desgastantes, aburridas y malvibrosas que una persona que se la pasa quejándose de todo y de todos. Alguna vez nos hemos topado con alguna así o, peor aún, nos hemos comportado como tal.

            La vida está llena de circunstancias adversas, de situaciones difíciles y complicadas que ponen a prueba nuestro temple, determinación y carácter. En nuestra vida familiar, de pareja, con los hijos, con los padres, con los compañeros de trabajo, con el jefe, en fin… estamos rodeados por toda una serie de eventos que en cualquier momento pueden tornarse en un verdadero dolor de cabeza si no somos capaces de afrontarlos con la actitud y madurez adecuadas.

            Es muy cierto que sólo  la experiencia ha de darnos las herramientas para responder de  maneras cada vez mejores, prudentes y maduras a los diferentes sucesos que la vida nos depara pero también es cierto que tenemos la capacidad de discernir y aprender de los errores y ejemplos de los demás, aunado al hecho de que siempre estará en nuestras manos el poder de elegir la forma en cómo queremos reaccionar a los eventos  que se nos presentan.

            Es sumamente difícil encausar y dirigir la atención de lo negativo a lo positivo, de la queja a la solución o la propuesta. Nuestra mente tiende a estar enfocada a los aspectos oscuros y negativos y a ver e identificar aquello que está mal por encima de aquello que está bien.
           
            Cambiar el enfoque y la perspectiva de nuestra visión, de nuestro inventario, patrones emocionales y conductuales es una tarea cotidiana que requiere toda nuestra determinación y las ganas de salir del círculo vicioso de la negatividad, fracaso y mediocridad.

            ¿Te has preguntado qué es lo que hace toda es agente que alcanza el éxito, vive plenamente feliz haciendo lo que les apasiona y libre financieramente? Han dejado de quejarse para dar paso a la búsqueda de soluciones, opciones y nuevas posibilidades.

            Donde los demás ven medio vacío ellos ven medio lleno, donde los demás ven una pared ellos ven un divertido muro para ejercitarse en “rapell”, donde los demás ven un problema ellos ven la oportunidad de encontrar nuevas maneras de hacer las cosas.

            El principio está en cambiar la actitud con que afrontamos los eventos de la vida y dejar de quejarnos. Quejarse no resuelve nada, quejarse sólo genera una inercia hacía la negatividad, el autosabotaje y el fracaso.

            Te voy a proponer que por una semana dejes de quejarte. Cuando estés en presencia de alguna incomodidad, “problema” o situación adversa, detente por un momento y antes de expresar cualquier queja, antes de dejar salir el torrente de tu negatividad, ¡observa!

            Observa y analiza cuales serían las cosas de provecho que podrías obtener de ese evento, qué puedes aprender y hacia donde te llevarían diferentes elecciones. Haz el ejercicio mental y echa a volar tu imaginación creativa para ver hasta dónde podrías llegar.

            Te lo dejo de tarea, no te quejes en una semana, enfócate sólo en lo positivo y después me cuentas cómo te fue, cómo te sentiste y qué cambios pudiste observar.

            Recuerda:

            “Nunca debe el hombre lamentarse de los tiempos en que vive, pues esto no le servirá de nada. En cambio, en su poder está siempre mejorarlos”. Thomas Carlyle (1795-1881) Historiador, pensador y ensayista inglés.
           

¡Quejarse no resuelve los problemas! ¡Hasta mañana!


Escrito por: Tonathiu Estrada
Domingo, 24 de marzo del 2013
Guanajuato Capital, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.