jueves, 6 de febrero de 2014

TU DÍA PERFECTO


 
Planifica Tu Día Y Triunfa A Diario
            ¡Saludos mis queridos amigos y lectores! En el camino por alcanzar el éxito es necesario que tomemos acción cada uno de nuestros días pues ello son los escalones que nos acercan a la cima del triunfo.

            No importa cuál sea la meta que te has propuesto alcanzar, ella es el faro que sirve de guía a tus pasos, es la luz que te alumbra en la oscuridad y te indica por donde ir.

            En el camino que ha de llevarnos a este faro debemos ir encendiendo luces que nos sirvan de apoyo y nos permitan ver el sendero que tenemos de manera inmediata ante nuestros pies. Caminar en la oscuridad induce a la duda y el temor, no saber dónde posamos nuestros pies resta seguridad a nuestros pasos y nos topamos con la posibilidad de caer o desviarnos de nuestra meta.

            Para que esto nos suceda es necesario que tomes cada uno de tus días como una luz de apoyo que enciendes para iluminar tu camino y no desaviarte de tus fines, cada día es un plan auxiliar que te llevará a la realización de un plan mayor.

            “Hoy” es la oportunidad que tenemos para perfeccionar  nuestras habilidades, superarnos y desarrollarnos, pulir nuestras capacidades para ver conquistado nuestro éxito. El presente que vivimos es el resultado de las acciones que venimos realizando como rutina y que se han reafirmado como nuestra forma de vida.

            Para generar un cambio y romper la inercia que determinará que tu futuro sea el éxito que deseas, debes de tomar el control de lo que haces de manera cotidiana. Es imperativo que ejerzas el control en todo aquello que esté dentro de tus posibilidades y no dependa de la ley del accidente, sino de tu voluntad.

            A continuación te daré 8 ejemplos de lo que puedes hacer para diseñar y tener tu día perfecto, un día que a su término te deje con la satisfactoria sensación de haberte conquistado a ti mismo y de saber que estás un día más cerca de lograr lo que te has propuesto.

  1. Planifica. Al levantarte, o la noche anterior, diseña un plan o crea un checklist de todas las actividades que has de realizar. Si te acomoda mejor créalo a manera de cronograma y así puedas tener bien delimitado el tiempo que vas a dedicar a cada una de las actividades que harás en tu jornada. Si no sabes que hacer es muy fácil que derroches tu tiempo divagando o dedicándolo a cosa inútiles que no te acercan a tus objetivos.
  2. Establece La Meta Del Día. Ponte un objetivo para el día tratando de que este esté en consonancia con tu meta principal; desarrollar alguna habilidad, superar algún temor, aprender algo nuevo o reforzar algo que ya sabes. Se creativo y no te limites puede ser algo tan sencillo como decidir ser una mejor persona, mejor padre, hijo, hermano o esposo.
  3. Ejercítate. Hacer ejercicio a primera hora del día garantiza que te llenes de energía, se despeje tu mente y tu cuerpo este cargado de hormonas que ayudan a generar un estado de ánimo alegre y positivo. A la larga el ejercicio dará frutos y la confianza en ti mismo así como tu autoestima se verán fortalecidas.
  4. Aliméntate Sanamente. Consume alimentos a tus horas, evita la comida chatarra y mantente hidratado. Tener malos hábitos de alimentación puede derivar en problemas digestivos que sólo servirán para generarte mal humor y una actitud negativa.
  5. Enfócate En Lo Positivo. Ante cualquier adversidad u obstáculo que se te presente busca el lado positivo, la solución, busca maneras de resolverlo en lugar de quejarte y permitir que estos te saquen de balance, Recuerda que la actitud positiva es como cualquier arte que se domina con la práctica.
  6. Controla Tus Emociones. Domínate a ti mismo y mantén el control sobre tus emociones. La explosiones emocionales, sin importar su origen, resultan desgastante tanto física como mentalmente  y no te acercan al éxito sino que por el contrario pueden alejarte de él.
  7. Date Tu Espacio. No caigas en el error de saturar tu día al grado de que tú mismo te hagas prisionero de las actividades que te has planteado. Dedica un espacio para tu diversión o descanso, date un respiro de al menos 30 minutos para hacer nada más que sentirte a ti mismo y gozarte en tu propia presencia.
  8. Recapitula. Al llegar le noche y estés en tu cama dispuesto a dormir tomate unos minutos para hacer un repaso del día y ver cuáles fueron las cosas de tu plan que si llevaste a cabo, qué imprevistos surgieron y que te quedó por hacer. Este paso es importante pues te dará la motivación para empezar con mayor empuje el día que viene e ir afinando los detalles para realizar un plan del día eficiente.


Recuerda:

Cada día me miro en el espejo y me pregunto: "Si hoy fuese el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que voy a hacer hoy?". Si la respuesta es "No" durante demasiados días seguidos, sé que necesito cambiar algo. Steve Jobs
                                                                                                          
¿Cómo es tu día perfecto?

Escrito por: Tonathiu Estrada
Jueves, 6 de febrero del 2014
León, Guanajuato, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.