miércoles, 15 de enero de 2014

EL QUE SE ENOJA PIERDE

 
¿Te Enojas Fácilmente?

            ¡Y de verdad pierde mucho! El enojo, al igual que toda la gama de emociones, es esencial para los seres humanos. Las emociones tienen la función de dar vida y colorear nuestra existencia, son ese sistema de guía que nos ayuda a saber cuando algo no está bien dentro de nosotros mismos o en nuestro entorno.

            La alegría, la tristeza, el coraje, la sorpresa, el temor, el enojo y un gran etcétera, son la nota distintiva de lo que nos caracteriza como seres humanos, más aun por el hecho de que somos capaces de percatarnos de su existencia, su manifestación y la posibilidad de tener control sobre ellas.
           
            Cuando menciono que el que se enoja pierde mucho es por el hecho de que un arranque de ira puede echar a perder todo el trabajo que con muchísimo esfuerzo quizás hayas obtenido en alguna esfera de tu vida.

            Todos, sin excepción, hemos estado alguna vez en una situación que logró hacernos perder el control y arremeter contra la fuente de nuestro coraje. La cuestión del enojo es que puede variar desde un simple o pequeño malestar hasta un verdadero y devastador arranque de furia.
           
            Una de las manifestaciones más comunes y veloces para la mente emocional  es precisamente la del enojo. Lo vemos todos los días y en todos lados; al dirigirnos al trabajo en medio del tráfico matinal, cuando alguien no recibe aquello por lo que pago, cuando alguien invade nuestra privacidad.

Cuando somos agredidos, de manera real o imaginaria, estas acciones despiertan de manera inmediata un torrente de reacciones psicológicas, bioquímicas y físicas que describimos como enojo, respondiendo a lo que sentimos como una agresión tratando de repelerla, ya sea de manera verbal o llegando incluso a la confrontación física.

            El gran problema es que así como es de rápida su manifestación así de veloz es también el remordimiento y culpa por dejarse llevar por él y realizar actos de los cuales nos arrepentimos.

            Recuerda que los seres humanos estamos constituidos por cuatro inteligencias o mentes que deben aprender a trabajar en unidad y armonía; la diferencia en la velocidad de sus manifestaciones es lo que nos pone en aprietos al momento de tener que lidiar con el enojo.

            Al igual que los enemigos del éxito que ya hemos mencionado, el enojo llega a ser un verdadero obstáculo para alcanzar tus objetivos cuando se convierte en una manifestación recurrente de tu Ser.

            Aprender a controlar las emociones es una tarea fundamental para todo aquel que dese ver sus sueños hechos realidad, dejarse llevar por el enojo puede representar perdidas incalculables no solo en términos monetarios sino también emocionales, psicológicos o incluso espirituales.

            Nada puede  ser tan verdaderamente importante que merezca la perdida de nuestra paz interior. Ceder el control al enojo puede representarte a la larga la más desafortunada de las acciones, pues en un arranque de ira eres capaz de decir y hacer cosas que de otro modo no te hubieras atrevido a expresar y despojarte de lo que más atesoras.

            Cuando sientas que estás siendo sometido a presión y que pronto podrías explotar de enojo realiza las siguientes acciones:

  • Respira profundo y con calma.
  • Pregúntate si existe razón para el enojo.
  • Enfoca tu atención en algo positivo.
  • Recuerda que tú eres al Amo de tus emociones.
  • Actúa con consciencia.


            Mantén el control sobre ti mismo, ejerce el poder de tu voluntad para mantener el dominio absoluto de las manifestaciones de tu Ser. Se tú quien controle tus emociones y no ellas quienes te controlen a ti.

            Edúcate, prepárate y ejercítate en la Maestría del estar consciente de Ser y usa tus emociones como herramientas para ALCANZAR EL ÉXITO.

Recuerda:

            “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”. Aristóteles

¡No te pierdas!

Escrito por: Tonathiu Estrada
Miércoles, 15 de enero del 2014
León, Guanajuato, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.