miércoles, 23 de enero de 2013

SUPERA LA “DEPRESIÓN” EN 21 PASOS


PON ATENCIÓN Y SÉ FELIZ

            ¡Saludos mis querido amigos y lectores! Siguiendo con el tema de ayer, espero que haya quedado muy claro que la depresión es un estado mental generado por la rutina y que se basa en las tendencias mecánicas que hemos venido solidificando en nuestra en vida, sean actitudes físicas, mentales o emocionales.

            Pues bien, en vista de que esta “depresión” no es más que el malvado hábito de estar distraídos y aburridos por la rutina, el día de hoy te voy a dar una lista de pasos que debes seguir si es que quieres dejar de lado de una vez por todas esa “desdicha” y enfocarte en lo que de verdad importa. Ponerlos en práctica te llenará de felicidad y buena vibra.

1.    TOMA CONSCIENCIA. Tienes que darte cuenta de que estás en ese estado de depresión. Si no quieres ver a nadie, sólo quieres estar en cama, no tienes hambre, nada te sabe ni te da alegría, entonces muy posiblemente estés deprimido. Aprende a observarte y no dejes que ese estado avance.

2.    VÍSTETE DE ALEGRÍA. Ponte la ropa que te haga sentir mejor, con la que te sientas más hermosa o más atractivo, mírate en el espejo, aprecia la belleza que la naturaleza te ha dado. Verte bien te hace sentir bien.

3.    ORDENA TU ENTORNO. Pon orden al lugar en dónde vives o pasas más tiempo. Sea tu casa entera, tu habitación o tu trabajo. Llénalo de impresiones bellas, ten tus cosas a la mano. Un lugar desordenado da pereza, hasta tristeza, es el reflejo de lo que llevamos por dentro. Si estás tratando de cambiar tu interior cambia también tu exterior y refuerza tu interés por tu desarrollo

4.    ALIMÉNTATE SANAMENTE. Olvídate de la comida chatarra por un rato, de vez en cuando está bien pero no todos los días. Consume alimentos que fortalezcan tu cuerpo y estimulen tu mente; hazte aficionado de las almendras y nueces, prefiere los jugos de manzana, betabel y zanahoria, acostumbra ensaladas con vegetales altos en contenido de hierro. Verás cómo tu salud y estado de ánimo comienzan a mejorar notablemente.

5.    SAL A DAR UN PASEO. Vete a un parque a leer, a una plaza a ver ropa, a dar un paseo sin rumbo en tu carro. Despeja tu mente, haz espacio para que las ideas de Amor y Bienestar fluyan con libertad.

6.    TOMATE UN DESCANSO. Vete de vacaciones si es necesario, con un fin de semana basta. No necesitas mucho dinero para hacerlo, vete a algún lugar cercano, a casa de algún amigo, pídele alojamiento y, ¿por qué no?, pídele ayuda para salir de tu estado y entienda el porqué de tu necesidad de “cambiar de aires”. Esto es esencial para salir de la rutina y romper la monotonía.

7.    ADQUIERE UN HOBBY. Aprende a tocar la guitarra, haz manualidades, teje, borda, toma un curso de carpintería, escribe un Blog y comparte las cosas que más te gustan. Mantente en ocupado en cosas que te hagan feliz, comienza a hacer aquello que siempre has querido pero que no te aventurabas a concretar.

8.    CAMBIA DE TRABAJO. El trabajo suele ser una de las principales causas de depresión. La gente vive inconforme y fastidiada de tener que levantarse todos los días para asistir a un trabajo que repudian. Si ese es tu caso ¡CAMBIA DE TRABAJO!, esfuérzate por conseguir otro, pídele a tu pareja y tus hijos, si tienes, que te apoyen para ajustar gastos. No puedes permitir que tu vida y tu salud se destruyan por cuestiones tan tontas como el dinero. ¡Sí! el dinero es necesario, pero de nada te servirá cuando tengas que gastarlo en médicos para sanar las enfermedades que resulten del estrés.

9.   CAMBIA DE PAREJA. ¿Tu pareja es el problema, no te hace feliz, no es lo que esperabas? ¡Caray! Naciste para ser feliz, deja de quejarte y disfruta de ti mismo. La pareja ideal llegará cuando seas capaz de ser feliz total y absolutamente contigo mismo.

10. JUEGA CON TU PAREJA. ¿Hay monotonía, todo es igual, el fuego se apaga? Revivan la llama: hagan citas para ir a cenar, bailar, patinar. Inventen juegos entre ustedes, vayan de día de campo. Usen su creatividad, si nada se les ocurre es que ya no hay interés, si es así, regresa al punto anterior.

11. REACOMODA TUS MUEBLES. Ver lo mismo todos los días aburre, reorganiza tus muebles, redecora, pinta si es necesario de un color alegre que te haga sentir mejor. Si puedes incluso cambia todo el mobiliario.

12. ESCUCHA MÚSICA DIFERENTE. Gran parte de la culpa de nuestros estados emocionales la tiene la música que escuchamos. Las canciones son historias que nos cuentan sus autores y que al identificarnos con ellas las hacemos propias, tanto que se filtran a nuestro subconsciente y empezamos a “encuadrar” nuestra vida a ellas. Cambia la música que escuchas por otra que sea elegida de manera consciente por ti y que hable de cosas bellas, grandes y mejores.

13. NO VEAS LA TV. Olvídate de las Novelas, de “Laura en América” y “Cosas de la Vida”, no son más que basura mediática creada para ejercer un control sobre tus emociones y pensamientos, bombardeando tu psique con historias babosas, mediocres y dramáticas, que como con la música, terminas por recrear en tu vida. Si vas a ver a TV, que sea un buen documental o película que te enriquezca, te enseñe y haga crecer.

14. NO LEAS MALAS NOTICIAS. No te llenes de negatividad, las noticias malas abundan, pero las buenas también. Deja los telediarios y periódicos por un buen rato y observa el resultado; enfócate en las noticias agradables y difúndelas. Los puestos de revistas están llenos de periódicos sensacionalistas, con fotografías de accidentes y homicidios, basura con la cual alimentan tu mente. Nútrela de información no de destrucción.

15. ESCUCHA O LEE TODA LA INFORMACIÓN QUE PUEDAS SOBRE MOTIVACIÓN, SUPERACIÓN Y DESARROLLO PERSONAL. Como este Blog por ejemplo.

16. VE PELÍCULAS CÓMICAS. Pasar un buen rato doblado de risa ayuda a segregar endorfinas que te harán sentir bien, pasar un rato agradable te puede ayudar a relajarte y comenzar a cambiar tu perspectiva.

17. HAZ EJERCICIO. Realizar alguna actividad física también eleva las endorfinas, afloja los músculos y libera tensión.

18. APRENDE ALGO NUEVO. Conocer es poder, entre mayor sea tu conocimiento mayor será tu poder de hacer y de Ser. Aprendiendo cosas nuevas sales de tu zona de confort y expandes tu campo de acción. Tener una cultura vasta te da seguridad y por tanto aumenta tu confianza y autoestima.

19. ESCRIBE. Desahógate escribiendo, es un buen ejercicio para poner tus ideas claras, plasmar lo que sientes. Cuando lo leas te darás cuenta de que en verdad a veces sufrimos por cosas sin importancia e intrascendentes.

20. MEDITA. La meditación lleva a la introspección, y la introspección lleva al conocimiento de uno mismo. Meditar te pone en Paz y te muestra tu interior. Atrévete a sondear las profundidades de tu Ser y conocer las causas de lo que te hace Ser.

21. PONTE EN ACCIÓN. Actúa, nada de lo anterior sirve si no lo pones en práctica. Puedo pasarme horas aquí escribiendo para ayudarte pero SI TÚ NO TE AYUDAS, nadie lo hará. Eres tu quien decide si quieres DE VERDAD SER FLIZ o seguir tirado en el drama imaginario, y digo imaginario por que en verdad sufrimos por cosas que no son reales. Hay más motivos y cosas para ser feliz que para no serlo, la cuestión es que, una vez más, no las vemos porque estamos distraídos.


            Ya para finalizar déjame aconsejarte que si has intentado lo anterior y no obtuviste resultados, seguramente padezcas algún grado de depresión patológica. Es imperativo que busques lo antes posible AYUDA PROFESIONAL y te pongas en manos de un experto en la materia.

            La vida es hermosa, tiene sus altas y su bajas, pero que aburrido sería si todo fuese terreno llano, sin sorpresas. Es la adversidad la que nos forja y somos nosotros los que decidimos levantarnos o quedarnos en el suelo.

            Recuerda:
           
            “Tristeza y melancolía no las quiero en casa mía”. Santa Teresa De Jesús

¿Estás poniendo atención? ¡Hasta mañana!

Escrito por: Tonathiu Estrada
Miércoles, 23 de enero del 2013
Guanajuato Capital, México

1 comentario:

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.