martes, 8 de enero de 2013

LIDERAZGO – JEFE VS. LÍDER



            Cuando se presenta la cuestión de definir quién es el jefe y quién es el líder ocurre con frecuencia que estas dos figuran llegan a confundirse. Generalmente se entiende por JEFE a la persona que tiene el “poder” o mayor grado de autoridad dentro de una jerarquía organizacional, generalmente laboral; sin embargo está puede ser en distintos ámbitos y la gente suele asociar esta figura con la de LÍDER.

            El hecho es que, como veremos, puede existir un jefe dentro de una organización y no ser el líder, así como existir un líder dentro de la misma sin que sea el jefe. La distinción radica en el reconocimiento que como tal le otorgan los miembros del grupo o equipo de trabajo en cuestión. En cada caso determinado son los integrantes de una estructura jerárquica los que dan su voto de confianza a una persona y la reconocen como líder, independientemente de que sea el jefe formal o no.

¿QUIÉN ES JEFE?

            El Jefe es una figura que forma parte necesaria de la estructura, su papel es el de imponer orden y control dentro de los procesos de la misma, es en quien recae la responsabilidad por los resultados, o falta de, que la organización presente y quien decide e implementa los mecanismos de funcionamiento del colectivo que está bajo su mando.

            La figura del jefe suele ser impuesta y es ahí donde radica su “maldición”. Nadie escoge a su jefe y suele ser común la animadversión que la gente siente por la persona en este puesto. El gran problema es que, como lo dije anteriormente, no siempre el Jefe es el Líder.

             Es posible que la persona que está en ese puesto haya llegado ahí por muchos y diversos factores, quizás sus conocimientos, experiencia y logros, el tiempo que lleva colaborando para la organización o simplemente hasta trampas o imposición.

         El punto determinante es que esta persona, que ya tiene el papel de Jefe y la obediencia de sus subordinados, debe ganarse a pulso y con su ejemplo el papel de líder; ser seguido, apoyado y respetado, NO por su facultad de ejercer el poder y la coerción sino en virtud del reconocimiento, valor moral, calidad humana y respeto profesional que el grupo le confiera.

            Ocurre frecuentemente que el jefe, cumpliendo con su papel, da órdenes a diestra y siniestra, exige resultados, impone correctivos y regaños, se queja del desempeño de los colaboradores y no siempre sabe reconocer los aciertos y logros de quienes están a su cargo. Una vez que el jefe dicta una orden se pone en marcha la maquinaria y debe de obtenerse un resultado, quienes suelen encargarse de que este se lleve a cabo son figuras de menor autoridad como un coordinador, subdirector, encargado o supervisor y es en estas figuras donde los subordinados adoptan sus líderes.

             ¿Alguna vez te tocó ver a un jefe despreciado por sus colaboradores y sin embargo apreciar a la organización salir adelante gracias al excelente trabajo realizado por alguna de estas figuras? A mí, muchas veces.

            Es muy sencillo de verificar, son estas personas quienes de manera natural tienen el reconocimiento de líder por sus compañeros y que con un poco de estudio, trabajo, esfuerzo y dedicación pueden ocupar el nivel jerárquico dentro de la organización.  

JEFE Y LÍDER

            Vimos ya en el post “EL LÍDER ¿NACE O SE HACE?”, que no nacemos sabiéndolo todo y que, así como es necesario para el “líder nato” superar y potenciar las habilidades que ya posee, adquirir y desarrollar otras, así el jefe debe de enfocarse y avocarse a la misma tarea para obtener las habilidades, destrezas y conocimientos, que lo lleven a ocupar más que solo un puesto jerárquico y ser reconocido por el colectivo como un verdadero Líder.

            Desde mi perspectiva, el BUEN LÍDER engloba todas las habilidades necesarias para ocupar un puesto de poder, ser un buen jefe y llevar al éxito cualquier empresa que se proponga. El jefe debe de trabajar con tesón para armonizar su ser, y el nivel jerárquico que ya posee, con el reconocimiento que de él deben hacer sus compañeros de equipo para seguirlo, apoyarlo, confiar en él y juntos ALCANZAR EL ÉXITO.

          Recuerda:

        “El jefe maneja a la gente; el líder la prepara. El jefe masifica a las personas, las convierte en número y en fichas deshumaniza súbdito por súbdito hasta quedarse con un rebaño sin rostro ni iniciativa. El líder conoce a cada uno de sus colaboradores, los trata como personas, no los usa como cosas”. Miguel Ángel Cornejo

            Si la información que hasta hoy he escrito para ti ha sido de utilidad, si has estado poniendo en práctica mis consejos y cambios palpables están ya ocurriendo en tu vida por favor ¡ COMPÁRTELOS!  Déjanos conocer tus vivencias y enriquecernos con la sana retroalimentación de la experiencia de vida. Somos seres humanos aprendiendo a vivir y trabajando para alcanzar la felicidad, compartiendo aprendemos y nos hacemos mejores cada día.

            Más abajo puedes dejar tus comentarios, siéntete libre de escribir lo que gustes, si no quieres dejar tus datos puedes aparecer como “Anónimo”. Dale “ME GUSTA” al post y a la FAN PAGE de FACEBOOK. Sígueme en TWITTER y comparte conmigo tu día a día, veras que estupendamente motivante es saber que EXISTEN MILES DE PERSONAS TRABAJANDO COTIDIANAMENTE POR CONQUISTAR SUS SUEÑOS.    ¡ÚNETE!

Y tú ¿eres Jefe o Líder? ¡Hasta mañana!
            Escrito por: Tonathiu Estrada
Martes, 08 de enero del 2013
Guanajuato Capital, México

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tus comentarios, saber lo que piensas es muy importante para mejorar continuamente.